HISTORIA COMPRIMIDA DE EEUU DESDE LOS OJOS DE UN BORICUA – Parte 3

Okay, bienvenidos a la tercera clase de mi curso corto y comprimido de la historia de los Estados Unidos de América. En la clase pasada vimos la importancia de las montañas Apalaches y el río Mississippi y terminamos con el nuevo estado de Mississippi, ubicado al lado este de ese gran río según va bajando por el continente llegando a su desembocadura al Golfo de México. Fue el estado número 20 de la joven nación en el año 1817.

Dicho sea de paso, ese estado de Mississippi, dando un fast forward a nuestros tiempos modernos, es el estado más pobre de los EEUU. Allí hay áreas de mucha pobreza y mucha tristeza. En contraste, el nivel de pobreza nuestro, el de Puerto Rico, se mantiene más o menos el doble del de Mississippi.

Bien, pues esa movida anterior de nuevos estados dejó un espacio abierto en el sur, un jamón de sandwich entre el original estado de Georgia (llamado así en honor a King George II de los tiempos coloniales) y el nuevo estado de Mississippi. No tardó mucho en obtener sus requisitos 60,000 WASP y organizarse el estado de Alabama y rellenar el hueco, siendo admitido a la unión en 1819, el estado número 22. Antes de Alabama entrar a la unión, sin embargo, entró en 1818 el primero de este grupo de cinco, el nuevo estado de Illinois, el número 21.

Debemos hablar un poco de la geografía y de lo que estaba pasando en el mundo para este tiempo, para poder entender la entrada de Illinois. Primero que nada, Illinois hace frontera con Indiana y Kentucky, que ya son estados, y viene con un importante pedazo de costa del lago Michigan.

Noten que Puerto Rico completo, con todo y Vieques y Culebra, cabe dentro del lago Michigan. Es el segundo más grande de los 5 lagos grandes que hay en esa parte del planeta, los Great Lakes que le llaman, lagos navegables por barcos grandes y donde se dan unas tormentas marítimas tremendas. Ya eran un área de riquezas y vigorosa actividad comercial en pieles y minerales; existía un poblado de aventureros y mercaderes donde se va a desarrollar la futura y muy importante ciudad portuaria de Chicago. Solo necesitaban sus 60,000 WASP, organizarse y ya, desde la frontera con Indiana corriendo al oeste hasta el río Mississippi, tocando Kentucky al sur y el lago al norte.

Los aborígenes Ottawas, Ojibwes, Mamacaqtwas y otros que vivían por esa parte del mundo desde hacía más de miles de años de lo que nadie recordaba, cazando y recolectando por allí con sus útiles de piedra, los nativos, no fueron consultados. No, de hecho, ya para ese tiempo los WASP optaban por escribir y acordar tratados territoriales con los indios, tratados que luego se pasaban por donde no les da el sol, o sencillamente metían el 4th Cavalry Regiment, United States Army a que los empujaran pa’l carajo pa’l oeste a las malas. Los sacaron del medio, los desplazaron. No eran muchos, para empezar, así que no se les hizo muy difícil el asunto. Hay una buena película con Kevin Costner que pinta esa era titulada “Dances with wolves”.

Dances With Wolves (1990) - Rotten Tomatoes

Entonces por el resto del mundo estaban pasando cosas importantes también. Ya en Inglaterra iba a todo vapor, literalmente, la Revolución Industrial. Ya existían los primeros ferrocarriles del planeta en Inglaterra y en los EEUU también. Los que participamos en el juego de mesa Monopoly recordamos que en cada lado del tablero, en el medio, estaban los trenes. Si el tren era tuyo el jugador que cayera ahí te tenía que pagar, $100 si mal no recuerdo, y si eras dueño de los 4 trenes cobrabas doble ¿se acuerdan? Pues uno de esos trenes del Monopoly se llamaba el B&O. En la historia el Baltimore & Ohio Railroad fue el primero en los EEUU, en 1827, y conectaba la bella ciudad marítima de Baltimore en la bahía Chesapeake saliendo al Atlántico con el nuevo estado de Ohio metido allá adentro al oeste llegando casi a los grandes lagos, cargando mercancías y pasajeros.


Ese nuevo y poderoso empuje industrial traía un crecimiento poblacional y unas exigencias comerciales que van a impactar al mundo entero de manera irreversible. Era hora de expandir, y en el continente norteamericano esa expansión va a ser hacia el oeste. Otro efecto de la revolución industrial fue la creciente y explosiva demanda por el algodón. Mucho de ese algodón se cultivaba en plantaciones por el sur del continente, Georgia, las Carolinas, Alabama, Mississippi Louisiana y buscando expansión hacia nuevos territorios al oeste. Claro, el trabajo infernal de trabajar esos campos de algodón de sol a sol lo hacían negros africanos que eran propiedad de sus dueños WASP, o sea, esclavos. “Get your cotton pickin’ hands outta there!” es una manera despectiva de decirle a alguien que no toque o meta las manos en algo, y se oye en los EEUU aún hoy.

Empieza a calentarse un poco el asunto de los esclavos cuando personas educadas y sensibles en los estados del norte, donde había más industria que agricultura, comienzan a cuestionar la moralidad de la esclavitud. Van aboliendo la esclavitud en sus estados del norte, donde no eran muchos los esclavos tampoco. Entre esas personas hay un joven abogado nacido en un espartano “log cabin” en los bosques de Kentucky llamado Abraham Lincoln. Se debatía enérgicamente como iban a ir entrando los nuevos estados, con esclavitud o libres.

En el futuro estado de Missouri estaba particularmente caliente el debate, con disturbios callejeros y todo, porque Missouri queda al norte del paralelo 36.5 grados al norte del ecuador, línea que se había acordado para dividir esclavitud y libertad, pero quería entrar CON esclavos. Tuvieron que llegar a un acuerdo conocido como el Missouri Compromise que permitía hacer excepción con el nuevo estado con su esclavitud al norte del paralelo, pero balanceado con la entrada de otro estado, uno libre, y ese fue Maine, al extremo noreste atlántico hasta entonces territorio atado a Massachusetts. Entran así a la unión el estado de Maine en 1820 y el de Missouri en 1821, estados número 23 y 24 respectivamente.

El quinto estado del grupo de la clase de hoy, Arkansas, el número 25 en entrar en 1836, 15 años luego de Missouri, es uno que encaja más bien en la historia de los siguientes estados de la próxima clase, así que vamos a dejarlo en remojo hasta entonces.

Mientras tanto, en Puerto Rico para este tiempo andaba haciendo de las suyas nuestro adorado pirata Roberto Cofresí. Cuenta la leyenda que Roberto jovencito, adolescente, junto con otro jovencito esclavo llamado Pitre y el padre de Roberto, ya muy mayor, estaban contemplando el mar por las costas de Cabo Rojo cuando avistaron un barco que venía mal, iba directo a encallarse en un arrecife. Los tres se montaron en una yola y salieron a advertirles, pero hubo un malentendido, los del barco hablaban inglés, y el capitán del barco hizo hundir la yola. Roberto y Pitre lograron volver a la playa pero el viejo se ahogó.

El barco era un buque americano. Roberto juró venganza. Con el tiempo se hizo de un barco, una goleta pequeña llamada Mosquito y portando un cañón y comenzó a atacar barcos americanos. Luego consiguió otro barco más grande, el más conocido, llamado La Ana y le cogió el gustito al asunto y empezó a atacar otros barcos también. Los gringos pusieron protestas encima de protestas y presionaron a los autoridades españolas y estas finalmente capturaron al pirata y lo ejecutaron en El Morro en 1825, cuatro años luego de la admisión a la unión de Missouri.

Espero que hayan disfrutado la clase, vamos ahora a sus reflexiones y comentarios. ¡Muchas gracias por su atención!

😎

Deja un comentario