HISTORIA COMPRIMIDA DE EEUU DESDE LOS OJOS DE UN BORICUA – PARTE 4

¡Okay, sonó el timbre, acomódense que comienza la clase, la cuarta clase del curso corto y comprimido de historia de los EEUU!

Sí, por si no lo saben, en el continente virgen al que empezaron a llegar los primeros Homo Sapiens hace unos 30,000 años atrás habían caballos salvajes. Camellos también, si señor, camellos. Homo Sapiens, como el gran exterminador de especies que es, los cazó para comer y cubrirse con sus pieles y los llevó a la extinción miles de años antes de que se construyeran las pirámides de Egipto. Hay un excelente libro, “Sapiens A Brief History of Mankind” de Yuval Noah Harari, disponible en español, que explica eso muy bien. Osea, que los descendientes de aquellas primeras tribus en el Nuevo Mundo del siglo 16 no se imaginaban ni remotamente que podía existir semejante animal, y mucho menos cargando con otro humano sobre el lomo. No tardaron en aprender.

En esta clase vemos tres estados nuevos ubicados hacia el nor-oeste de la unión. El primero, Michigan, se compone de dos penínsulas separadas rodeadas de los grandes lagos, un área de rico comercio en pieles, minerales, caza, pesca y otras cosas. Aparte de grupitos de exploradores ingleses y franceses, lobos, osos y venados, allí vivían pequeñas tribus de indios y no mucho más. Gracias a los españoles que los habían traído como su transporte 300 años atrás los indios ya habían descubrierto al caballo y para este tiempo eran buenos jinetes.

horse-breeding

Pero a pesar de ser buenos jinetes, mejores que los WASP muchas veces, incluso ya también estaban aprendiendo a usar armas de fuego – usarlas, no fabricarlas – esos pobres indios no pudieron contra el empuje irreversible WASP y se siguieron desplazando hacia el oeste. Sin ser consultados para nada en la medida, sin hacer plebiscitos de nativos ni nada que se parezca, el nuevo estado de Michigan viene y va a traer a la unión toda su riqueza natural y dominio de navegación en los grandes lagos. Rápido se organizaron allí los requisitos 60,000 WASP y es admitido a la unión en 1837 como el estado número 26. Como dicen los WASP en su English, “it was a no-brainer”. Se cae de la mata, diríamos acá en Puertorro.

El nuevo estado de Arkansas, que dejamos en remojo en la clase pasada, había entrado a la unión el año antes en 1836 en las costas al oeste del río Mississippi rellenando el espacio entre Louisiana y Missouri. Unos diez años más tarde van a entrar a la unión otros dos estados allá arriba por la frontera nor-oeste, Iowa en 1846 como el estado número 29 y Wisconsin en 1848 como el número 30. Esos dos últimos tardaron un poco en recoger sus 60,000 WASP con la debida organización socio-política … all this in English, of course, the language of common understanding in the several states of the United States of America.
Vamos ahora a los dos nuevos estados donde ya se hablaba español desde mucho antes que llegara el primer explorador inglés, ningún WASP al Nuevo Mundo, ni mucho menos existieran ningunos United States of America.

La península de la Florida tiene su nombre porque así la bautizó don Juan Ponce de León. La descubrió cuando andaba explorando por allí buscando dizque una fuente de la juventud de la que hablaban los taínos, una vez había concluído su asunto de servir como el primer gobernador de Puerto Rico bien temprano en el siglo 16. Allá por el oeste, al otro lado del río Mississippi, toda esa parte del continente que hoy son los estados de Texas, New Mexico, Colorado, Utah, Nevada, Arizona, California, y Oregon se llamaba Nueva España. Conquistadores como don Francisco Vázquez de Coronado y don Juan Rodríguez Cabrillo habían explorado y reclamado todo aquello para la corona española durante el siglo 16 cuando los árboles que dieron los maderos con los cuales se construyó el Mayflower estaban naciendo de semillas en la tierra. Por eso sus pueblos y ciudades se llaman San Francisco, Los Angeles, Sacramento, San Antonio, Santa Fe, San Diego, San Bernardino … creo que incluyen el catálogo completo de santos católicos. Por toda esa parte del mundo se hablaba español y – muy importante – se iba a misa y se confesaba y se daba la sagrada comunión en cuerpo y sangre de Cristo. De hecho, Sangre de Cristo Mountains se llama una linda cordillera que hay en Colorado y New Mexico hoy.

Recordemos que el Nuevo Mundo quien lo descubre es España con sus Reyes Católicos en 1492. Rápido vino Portugal a reclamar lo suyo, después de todo fueron marineros portugueses los que navegaron la Niña, la Pinta y la Santa María, los hermanos Pinzones y sus hombres. Entonces el Papa Alejandro VI (muy poderosos los papas en asuntos mundiales en ese tiempo) vino a resolver la disputa tirando una línea en el mapa dividiendo el mundo descubierto entre España y Portugal. Por eso hoy Brazil habla portugués y no español. No fué hasta un siglo más tarde que vinieron Inglaterra y Francia, concentrados más hacia el frio del norte, a plantar sus banderas en América.

Fast forward a Florida y Texas en 1845. Ya España había perdido mucho de su brillo imperial logrado con todo el oro de México y del Perú par de siglos atrás. Ya su marina de guerra había sufrido palizas humillantes a manos de los ingleses. Ya el Libertador de América, Simón Bolívar los había corrido del continente sureño. Ya México se había independizado conservando gran parte de su cultura y población de las vencidas pero no completamente desaparecidas civilizaciones azteca y maya.

Sí, contrario a la Leyenda Negra con la que los ingleses pretenden pintar a los españoles como ogros genocidas con los nativos americanos, la verdad es que las poblaciones de Centro y Sur América hoy estan repletas de indios. Miren a Evo Morales triunfante en Bolivia. Cuando hablamos de boxeadores mexicanos hablamos de “el azteca”. Vete a ver hoy como les va a los pobres Lakota que quedan en Minnesota y North Dakota.

Bueno, pero volviendo a lo nuestro con los estados gringos. La Florida comenzó , como hablamos, con Ponce de León. Luego la capturan los ingleses por un tiempo. Entonces vuelve a manos de España y finalmente empiezan a asomarse por allí los WASP gringos. Cada vez más WASP, entre ellos el infame Andrew Jackson, asesino de indios y luego presidente de los EEUU y hoy día adornando los billetes de $20. Ya hablamos de él en una clase anterior.

El asunto llega al punto de que España al fin decide que le cuesta demasiado mantener su presencia colonial en ese pantanal lleno de cocodrilos y se la cede a los EEUU en 1822. Florida se convierte entonces en el INCORPORATED Territory of Florida, entiéndase que viene destinado a ser estado eventualmente. Interesante, muchos negros libres que vivían allí tranquilamente bajo la corona española huyeron a La Habana ante la posibilidad muy real de acabar de esclavo recogiendo algodón en alguna plantación.

Entonces los WASP y su United States Army 4th Infantry Regiment arrancan a hacer tratados fatulos y a guerrear contra los pobres indios Seminole que vivían allí. Eran unas guerras bastante costosas para ese tiempo, los sacan pa’l carajo del medio y organizan su nuevo estado que es admitido en la unión en 1845 como el estado número 27.


Al otro lado del río Mississippi, donde va a surgir el nuevo estado de Texas, todo aquello que antes se llamaba Nueva España ahora es México. Pero ni España ni México se ocuparon de desarrollar mucha cosa por allí, había muy escasa población, unos pocos misioneros católicos, algunos aventureros y menos indios regados por toda esa enorme extensión continental. A medida que avanza la expansión WASP hacia el oeste, la Tejas mexicana es un objetivo casi inmediato. De hecho, con la idea de desarrollar ese territorio, México le daba la bienvenida a inmigrantes del extranjero, gringos incluídos. Les llamaban “empresarios” y entre los primeros figuró un tal Stephen F. Austin, por quien lleva su nombre la capital del estado hoy. Había también inmigración ilegal de gringos, de EEUU hacia México, en dirección opuesta al flujo que hoy tiene locos y construyendo muros a Trump y sus Trumperos.

Pues siguen llegando más de estos empresarios, WASP en su mayoría, y comienzan los problemas. Uno de estos problemas tenia que ver con los esclavos, pues los WASP exigían traer sus esclavos pero México prohibía la esclavitud. Crece la población hasta el punto que hay más WASP que mexicanos y los problemas aumentan, se van formando tiroteos entre “settlers” y autoridades mexicanas, soldados mexicanos le dan una zurra a los “settlers” WASP en un lugar llamado El Álamo, suena el grito de “Remember the Alamo!” y termina el revolú con una victoria final para los WASP con Samuel Houston en la batalla de San Jacinto y se proclama – in English – the Republic of Texas con Houston como su presidente en 1836.

La república independiente de Texas, con su bandera y todo, ajá sí … y ya para el año siguiente en 1837 venían Houston y otros Texan WASP a husmear por el congreso con ideas de hacerse estado de la unión. Que rayos, si eran los mismos WASP, hablando el mismo idioma y con los mismos intereses culturales y comerciales. Hubo resistencia al principio de parte del congreso y otros por el asunto, de nuevo, con los esclavos africanos. Ya habían fuerzas abolicionistas importantes y el asunto de los estados nuevos entrando a la unión con o sin esclavos era uno controvertible. Pero nada, tanto jodieron hasta que por fin Texas es admitido en la unión como el estado número 28 en 1845, el mismo año que Florida.

No conformes los WASP con eso, siguen los empujones y tiroteos por la confusa frontera con México, que si era hasta el Río Nueces, no que si empujo hasta el Río Grande, se pone color de hormiga brava el asunto y finalmente el presidente Polk declara guerra contra México en 1846. El pobre México tenía ya suficientes problemas con sus gobiernos incompetentes en su propia casa y el ejército gringo les propina una humillante paliza y derrota final en 1848. Como resultado de eso, los EEUU le quita a México toda aquella enorme extensión de tierras casi despobladas al norte y hasta el Océano Pacífico de donde van a salir los futuros estados que vamos a ver en las próximas clases.


Los habitantes de habla española que vivían en esas tierras desde que los abuelos de sus tatarabuelos se asentaron allí, pues, allí se quedaron viendo como la frontera de los EEUU les pasó por encima camino al sur y los abrazó sin que ellos necesariamente lo desearan. El poblado de Santa Fe, hoy la capital del estado de New Mexico, fue establecido por don Juan de Oñate en 1598, nueve años antes de que llegaran los primeros ingleses a Jamestown, de quienes hablamos en la primera clase.


Los pobres indios, los Apache, Pima, Navajo, Comanches y otros, ya tú sabes, a palo limpio pa’l carajo que van, a terminar desajustados, alcoholizados, empobrecidos y acorralados en reservaciones. Algunos pelearon, y duro, y ya vamos a hablar de ellos en las clases que vienen.
Esta clase fue un poco larga, espero no se hayan aburrido y que les haya gustado.
¡Hasta la próxima!

Deja un comentario