EXTRAÑAS CAPTURAS

 Si el comandante Ortiz comienza a disparar esto va a ser un éxito. Samuel está tirando unas fotos con desgano y yo tomo notas esperando que algo suceda. “En este año se ha notado que hay una baja tendencia de tráfico ilegal de suramericanos por la zona del puesto fronterizo de Peñas Blancas”, anoto. “Por ello el Ejército da seguimiento a la captura de este grupo raro de personas”. Raro es la palabra que usó el militar. ¿Lo suramericanos son un grupo raro de personas o es raro que crucen las fronteras? En este punto los medios de comunicación se debaten. Como escritor propongo hacer un circo con los suramericanos caminantes. Elaborar un relato verídico sobre mutantes venidos del espacio. A fin de cuentas hablan nuestro idioma pero cada uno con acentos extraños. Que si cambiando r por l, que si aspirando las eses finales. Ni modo que aspiraran las heces. Eso lo hace otra gente, otros mutantes.

Lo cierto es que “El Ejército ha detectado por puntos no habilitados de la frontera sur el tráfico de indocumentados de nacionalidades un tanto diferentes a las que habitualmente se detectan por esa zona”, anoto. La zona, se entiende, del puesto fronterizo de Peñas Blancas. Si el comandante Ortiz pierde la paciencia por el calor, o simplemente porque hoy tiene ganas de experiencias límites, esto va a ser mi momento cumbre. Sin embargo, Ortiz indicó que “no hemos podido determinar el trasfondo del traslado de estas personas”. Ortiz, se me olvidaba, es el vocero de las fuerzas castrenses que miran detenidamente todo lo que se mueve a lo largo de la frontera, incluyendo pajaritos preñados.
“En meses anteriores el Ejército detectó a ocho indocumentados chinos, que en su momento fueron remitidos a Migración y Extranjería. Normalmente las personas que detectamos por esa zona son ecuatorianas y peruanas, y nos llama la atención que ahora sean de estas nacionalidades”. De las nacionalidades chinas. Que hablen cantonés o mandarín.

Vista la situación y partiendo de la premisa de que pronto seremos invadidos por los chinos, me adelanto. Voy a escribir una novela china. En español, claro. Cosa de que seré el primero en escribir una novela china que será la traducción al español de la traducción al chino. Se las resumo:

El primer capítulo será sobre esos dos cónsules en Haití que fueron sometidos a la Justicia por tráfico ilegal de indocumentados chinos y por drogas. Lo de las drogas es obvio. Tiene que haber drogas en el asunto y una mafia poderosa.

El segundo capítulo, que imitará los partes de prensa, llevará al lector hasta Los Angeles. LOS ANGELES (AP) – Las autoridades federales han desmantelado una red que ofrecía a jugadores endeudados una jugosa recompensa a cambio de casarse con ciudadanos asiáticos que procuraban obtener la ciudadanía de Estados Unidos. Las autoridades arrestaron esta semana a 11 de los 44 hombres y mujeres sospechosos de participar en la red, que según se a!rma cobraba a indocumentados chinos y vietnamitas hasta 60.000 dólares para casarlos con ciudadanos estadounidenses a !n de obtener permisos de residencia.

Una de las acusadas de dirigir la red, Marian Therese Thai, una agente de viajes de 53 años, se entregó a las autoridades el viernes. La agente enfrenta numerosos cargos federales, entre ellos conspiración, albergue de indocumentados y fraude matrimonial. Los organizadores visitaban con frecuencia los casinos del sur de California, donde solían hallar a jugadores que habían perdido gran cantidad de dinero.
“Hallaron personas que estaban en una racha perdedora y que estaban dispuestas a hacer algo ilegal si el precio era adecuado”, dijo Virginia Kice, portavoz de la Agencia de Inmigración y Aduanas.

Thai dirigía la operación desde su agencia MT Travel de Westminister, donde producía fotos falsas de bodas, declaraciones conjuntas de impuestos y cartas de amor, dijeron los funcionarios. Las autoridades descubrieron que había algo raro cuando los empleados de inmigración hallaron casos de estadounidenses que solicitaban tarjetas de residencia para más de un cónyuge.

Las autoridades creen que algunos ciudadanos recibieron hasta 5.000 dólares a cambio de contraer matrimonio con indocumentados extranjeros.  Bueno, sí, es poco dinero, pero le imparte realismo a ésta, la primera novela china antes de la invasión china. Necesito sinónimos para “las autoridades”

El tercer capítulo será sobre las costumbres sexuales. La importancia de esto es que serán las costumbres que poco a poco se impondrán en esta otra parte del mundo. Aunque pensándolo bien quizás sea mejor empezar por ahí. Es decir, un primer capítulo de prácticas sexuales. Un gancho comercial. Sexo es igual a ventas garantizadas. Entonces intercalar algunas cosas que realmente me interesan. No es que no me interese la chingadera, es que me interesan otras cosas también. Pero yo sé que si la novela comienza con las palabras del Comandante Ortiz sobre las extrañas capturas en el puesto fronterizo de Peñas Blancas generaría escaso interés en los jóvenes lectores. A menos que el susodicho militar los masacre, los torture, escoja algunas mujeres para integrarlas a un mercado de prostitución. Ah. Ahí está la conexión. Una gran red de prostitución en este lado del mundo y mato dos pájaros de un tiro. Extrañas capturas y costumbres sexuales. Eso adornado con juegos, laberintos. Describir las fotos falsas de bodas, las cartas de amor que la agencia de madame Thai preparaba. Esta será la gran novela china de occidente.

Ese es un plan a largo plazo. Ahora, mi éxito depende de que el comandante Ortiz comience a disparar. Le miro los ojos. Los gestos. El tono de voz. Noto que poco a poco va perdiendo la paciencia ¿Y si con disimulo pongo mi navaja de pelar frutas cerca de uno de ellos y grito que está armado? Tengo sed, dice Samuel. “Venir hasta acá a tomarle fotos a chinos sentados en el suelo” murmura, decepcionado. Espérate, le digo. Esto se va a poner bueno.

Llamado a lxs Poetas

¡Volvió la Poesía!

LunaticaTV.com abrirá una nueva sección de poesía. 
Estaremos seleccionando varios poemas para publicarlos semanalmente. ¡Participa! Envía tus textos de la siguiente manera

1. Regístrate

2. Pega tu poema en el encasillado

3. Envía

Mantente conectadx a www.lunaticatv.com  Todos los jueves añadiremos nuevos poemas en la sección de poesía. ¡Uno de ellos puede ser el tuyo!

Asegúrate incluir en el texto tu nombre y apellidos, ciudad y país. Puedes copiar y pegar (copy/paste) de un texto que ya tengas listo en otro formato.
Please complete the required fields.
Selecciona las imágenes que desees añadir (no es necesario)

*Esto no es una competencia.  Los participantes colaboran voluntariamente sin ningún interés de remuneración. Al registrarse, los participantes certifican que son autores de sus poemas.  Los autores mantienen todos los derechos de sus obras y ofrecen permiso a LunaticaTv para que sean publicadas a perpetuidad en la página.  El autor podría solicitar que se remueva su obra en cualquier momento. La selección será arbitraria y LunaticaTV no ofrece ninguna garantía de que su obra será publicada. Al registrarse, los participantes aceptan los Términos de privacidad y Condiciones de Uso de la página.

UNA ODISEA FANTÁSTICA

UNA ODISEA FANTÁSTICA

Otros mundos son posibles…

Una colaboración entre WAI Think Tank y UNITED NUDE

Nacida de la interrupción provocada por la pandemia global de COVID-19, esta narrativa es un llamado a repensar las formas en que vivimos, imaginamos, producimos y compartimos.

Es una invitación especulativa a cuestionar nuestros medios de producción mientras creamos y fomentamos nuevas redes de solidaridad el exceso y el despilfarro del llamado “fast fashion”, UNA ODISEA FANTÁSTICA es un manifiesto visual para futuros radicalmente diversos y sostenibles. La serie une a través de un escenario visualmente especulativo el análisis del pensador camerunés Achille Mbembe sobre ‘Cuerpos, estatuas y efigies’, al igual que la carta abierta iniciada por Dries Van Noten a la industria de la moda, la invitación de Giorgio Armani a “realinear todo”, la solicitud de Lidewij Edelkoort de “reducir la velocidad y cambiar nuestras formas “, y se basa en el espíritu de Dieter Rams “menos, pero mejor “.

Una colaboración entre nuestro estudio WAI Architecture Think Tank y el arquitecto y diseñador holandés radicado en Los Angeles Rem D. Koolhaas fundador de la marca United Nude, UNA ODISEA FANTÁSTICA propone diseños que a diferentes escalas orientan a la humanidad en su lucha contra la superfluidad. La serie es una combinación de los collages postcoloniales de WAI que resaltan el choque entre la forma arquitectónica pura, los monumentos ideológicos y la naturaleza, y los diseños de Koolhaas que emplean la forma pura como el principio fundamental de los zapatos, muebles y automóviles. La serie desafía por un lado el papel del arquitecto como un orquestador tras bastidores, cuando (respondiendo al llamado de Koolhaas) nos hemos convertido en los personajes de la narrativa. Por el otro, el proyecto cuestiona el papel de la monumentalidad de la arquitectura, ya que las formas puras oscilan desde la escala los tacos y zapatos deportivos, hasta los edificios que existen sin desdibujar los paisajes que ocupan.

A medida que nos movemos a través de paisajes tropicales, como aquellos históricamente amenazados por las vacías promesas de progreso y desarrollo insostenible, las formas geométricas puras actúan simultáneamente como camuflaje, vestimenta e iconografía arquitectónica. Recordando algunas de las arquitecturas más radicales del siglo XX, la serie presenta diseños que siguen siendo relevantes después de décadas y el automóvil a baja resolución (Lo-Res Car) de Koolhaas en busca de manifestaciones radicales de forma incondicional. Los zapatos, los artefactos y los edificios en UNA ODYSSEY FANTÁSTICA son parte de una búsqueda de eficiencia fundamental para lo que finalmente permanece.

Lo fantástico exige “hacer visible” no solo las formas puras que permiten que el diseño trascienda el anquilosamiento de las tendencias estacionales y las modas pasajeras, sino también los cuerpos que producen y usan estos diseños. Contra una condición global de alienación, la colaboración es el máximo símbolo de solidaridad. Frente a un sistema global de exceso, el diseño atemporal es una de las manifestaciones sostenibles más poderosas. A través de la combinación de formas puras, imágenes de vanguardia, UNA ODISEA FANTÁSTICA enmarca un viaje a través del comienzo de nuevos mundos.

*Esta colaboración fue creada antes de las recientes manifestaciones que exigen justicia y dignidad para las vidas negras, el proyecto refleja la urgente necesidad de reinventar radicalmente el mañana.

Hombre, demasiado Humano @portaespacios

El mundo de las artes plásticas continúa efervescente y la visibilización de los artistas es ahora mayormente difundida a través del Internet. Tanto museos, galerías, así como curadores independientes se abren espacio en esta nueva ruta internauta. Les recomiendo echar un vistazo al catálogo de la muestra virtual en Instagram Hombre, demasiado humanoorganizada por @PORTAESPACIOS y curada por Raúl Rodríguez* que reúne un conjunto de 18 obras de artistas de distintas nacionalidades. Los exponentes están entrelazados por una línea generacional y una constante investigación en el cuerpo y sus interrogantes, no sólo en su obra sino también a través de sus vidas.

Kenny Lemmes, Sin título, de la serie Venus Perversa 2019

El profesor e investigador venezolano Arq. Manuel Vázquez-Ortega** escribe acerca de la muestra:

“Las obras versan sobre la separación y tangencialidad de la representación universal, viril, fuerte e invencible del varón, que mientras se aleja de cualquier tipo de mayúsculas se presenta y acerca al hombre como ser humano –en demasía– que autoafirma su voluntad de liberarse de fórmulas morales y sociales, ficcionadas y espectacularizadas desde tiempos inmemoriales (y por ello cuestionables) en los que ‘El Hombre’ cazaba y ‘La Mujer’ reproducía.

Kenny Lemmes, Sin título, de la serie Venus Perversa 2019

Luego continúa elaborando acerca de la muestra “Sin embargo, con el pasar de los años y gracias a los logros de los movimientos feministas y queer, junto a sus sólidas bases teóricas que demuestran la posible variedad del triedro sexo/género/sexualidad, la figura del hombre homosexual adquiere otra percepción, en la que son ahora ‘aceptados’ dentro de una ‘normalidad’ en la que El Hombre aún continua imperante en su mundo capitalista. “ Para leer leer más del escrito puede dirigirse directamente a @portaespacios.

Johan Mijail, Amor Vegetal, 2016, fotoperformance

La muestra la componen los artistas:

Fabian Rodríguez [ @firuderiul ]Mérida, Venezuela – 1979. –
Cristian Guardia Jacinto [ @guardiajacinto ]Maracay, Venezuela – 1982. –
Felipe Rivas San Martín [ @feliperivassanmartin ]Valdivia, Chile – 1982. –
Kenny Lemes [ @kennylemes ]La Habana, Cuba – 1985. –
MAx Provenzano [ @maxprovenzano ]Caracas, Venezuela – 1986. –
Ruben Montini [ @rubenmontini ]Oristano, Italia – 1986. –
Leonardo Almao [ @leonardoalmao ]Valencia, Venezuela – 1986. –
Los Picoletos [ @lospicoletos ]Fabro Tranchida, 1987.
Dante Litvak, 1990.
Argentina. –
Mischa Badasyan [ @mischabadasyan ]Rostov on Don, Rusia – 1988. –
Johan Mijail [ @johanmajail1 ]Santo Domingo, Rep. Dominicana – 1990. –
Lechedevirgen Trimegisto
Felipe Osornio [ @lechedevirgen_trimegisto ]Queretaro, México – 1991.

Para acceder al catálogo digital: https://www.instagram.com/portaespacios

Portada: Los dos Javis, 2018. / Desentierro (Mantegna y Che), 2017.
Fotografía Digital. Los Picoletos (Fabro Tranchida y Dante Litvak).

*Raúl Rodríguez es un artista y curador multidisciplinario venezolano con especial interés en la cualidad presencial y corporal del Ser. Ha presentado trabajos en Venezuela, Ecuador, Colombia, Estados Unidos, Finlandia, entre otros. En 2016, en colaboración con Eisen Guerrero, creó PORTAESPACIOS

** Manuel Vázquez- Ortega nace en Aragua, Venezuela, en 1994. Arquitecto por la Universidad de Los Andes (2018), en la que se desempeña actualmente como profesor del Dpto. de Materias Históricas y Humanísticas. Como investigador independiente de la ciudad venezolana contemporánea, sus procesos y dinámicas, ha desarrollado una serie de búsquedas en torno a lo social y lo político cuyos resultados han sido exhibidos en el I Salón “Arte y Sociedad” (Centro Cultural B.O.D. / Goethe Institute, 2018), 20º Salón Jóvenes con FIA (Maczul, 2017), 13º y 15º Salón Nacional de Jóvenes Artistas (Maczul, 2016-2018) y I Salón “Representación contemporánea de la imagen” (IV Festival Méridafoto, 2016). Así mismo, sus textos e inquietudes teóricas han sido publicadas en plataformas web como el Archivo de Fotografía Urbana, Prodavinci, Artishock, el Blog de La ONG, Tráfico Visual, entre otras revistas académicas internacionales. Desde 2017 se desempeña como Coordinador de Espacio Proyecto Libertad (@espacioplibertad)

PORTAESPACIOS es una organización de arte con sede en Valencia, Venezuela, centrada en la educación, creación, exhibición y difusión de las Artes, la Arquitectura y el Diseño. Instagram: @portaespacios

Guaynabo City Chronicles: La tranquila sangre de los pueblitos

Alguna gente quiere irse al campo porque es más tranquilo. Y tienen razón. Hace 30 años, el barrio Sonadora era más tranquilo que los alrededores de la plaza de Guaynabo. Había una barra colmadito atendida por su propio dueño al borde de la PR-834 que atravesaba el barrio donde podías tomarte una cerveza tranquilo.

Del dueño del negocio me reservo el nombre y de uno de sus clientes habituales también. El cliente, una vez, le hizo un favor al dueño. Le llevó un cuartillo de leche a la casa, que estaba justo detrás, subiendo una cuesta desde la que podía verse toda la carretera arbolada. El hombre entregó la leche a la nena. Y al verla tan linda le echó maíz desde su boquita de comer adornada con un bigotito anacrónico de cantante de boleros.

El cliente habitual le comenzó a ofrecer sus servicios al dueño para lo que fuera. Hasta de plomería sin ser plomero. El dueño del negocio ni caso que le hacía. Sin embargo, una tarde en la que me encontraba solo allí con él (era un sábado santo y llovía a cántaros) me pidió que le cuidara el negocio en lo que subía a la casa a llevarle un cuartillo de leche a la nena que le salió cafetera. “Si viene alguien le dices que vengo ahora”. Seguro, le dije yo, pensando en lo chévere que era que me tuviera confianza.

Entró un desconocido que se sentó en la barra y le dijé “Él viene ahora”. Me miró con desdén y ni las gracias dio. “Que se cague en su madre”, pensé, pero no dije nada porque soy un tipo pacífico. 

El dueño tardó más de lo que esperaba. Había terminado mi cerveza, había dejado de llover y el calor y la humedad me decían, “paga y vete pa’l carajo”, pero el dueño había confiado en mí y aguanté. Quería darle el peso y cumplir con decirle al que llegue que él viene ahora.

Llegó con la camisa empapada y rojo. Sacudía la sombrilla y la dejó abierta casi a la entrada. Murmuraba. El nuevo cliente pidió un trago y lo sirvió rápido y sin cariño. Se me acercó y me dijo “coño, gracias, perdona que me tardé pero es que ese cabrón…” y entonces me contó que al llegar a la casa se encontró con que el cliente habitual estaba echándole maíz a la nena a través del portón. Que se había molestado y le dijo dos o tres. Que el tipo le dijo que solo estaba hablando y que la nena estaba al otro lado de las rejas. El dueño le dijo que no quería verlo más por allí y que al final se fue con una media sonrisa despidiéndose de la nena con alguna galantería. “Clase de cabrón”, dije, para expresar mi solidaridad con el dueño. Pagué y me fui.

Como al mes me mudé para Río Piedras y en ese último día de mudanza paré allí para tomarme una cerveza. Sábado en la tarde. Había cinco o seis tipos tomándose unas frías y par de señoras comprando arroz, latas de salchichas y aceite. El dueño me reconoció con el consabido “eje, tanto tiempo” que me hizo sentir como que era parte del pueblo precisamente ahora que me volvía a ir. Le hice el cuento corto aún más corto y me fui tomando la cerveza. De repente miró por encima de mi hombro en dirección a la entrada. Frunció el ceño y agarró el paño de limpiar la madera de la barra. Su frente se relajó y creí ver en sus ojos una breve fulguración de tristeza, pero a lo mejor son pendejadas de la memoria. 

Cuando salió de detrás de la barra lo seguí con la vista y entonces vi al cliente habitual sentado en una mesa junto a tres tipos que contaban un chiste, me imagino, porque uno de ellos se agarraba los huevos de repente y luego los soltaba. No se cruzaron miradas el dueño y el cliente. El primero salió del negocio sin decirme “si viene alguien le dices que vengo ahora”. Ni a mí ni a nadie. Aquello me dio mala espina. De repente hacía un calor de Cuaresma. Salí afuera, al borde de la calle, a la sombra de un flamboyán. Si yo fumara me hubiera fumado un cigarrillo. Adentro las mujeres esperaban a que alguien les cobrara el arroz, las salchichas, el aceite. Recuerdo que pensé que quizás se acercaba un huracán y yo no me había enterado. Entonces fue que fue.

Vi con el rabito del ojo que el dueño bajaba la cuesta y cuando estaba como a tres pasos de la entrada percibí el reflejo del machete. Me quedé afuera, a la sombra del flamboyán, con el corazón en la garganta. Escuché la voz del cliente haciendo una pregunta retórica: “¿Qué carajo te pasa?” luego sillas arrastrándose y un sonido de lechonera de Guavate cuando te están cortando la carne que pediste. Uno, dos, tres, cuatro y dos segundos después cinco.

No recuerdo si alguien gritó o si hubo alguien herido. Yo me quedé afuera. El dueño salió afuera con el machete ensangrentado. Miró para lejos. Entonces se dio cuenta que estaba allí. “¿Tienes cigarrillos?” me preguntó. “No, yo no fumo, pero te busco uno” le dije, justo cuando salía con las manos en la cabeza uno de los clientes. “Lo mató, lo mató” me dijo. “Sí. Dame un cigarrillo”. El hombre, temblando, me dio un cigarrillo y el encendedor. Lo prendí y le dije al dueño: “Con mentol”. Se encogió de hombros y se sentó en el escaloncito de la entrada al negocio. Le entregué su cigarrillo. “Gracias, hermano” me dijo. 

Llegó la policía y dije la verdad. Yo no vi nada que ellos mismos no hubieran visto. Un hombre que fuma a la entrada de su negocio. Al lado suyo hay un machete ensangrentado. Ese mismo día terminaba mi mudanza. Abandoné otra vez la tranquilidad del campo.

Arte: "Flamboyán" de Orlando Vallejo                                                                                               A la venta en Matadero Contemporary Art

Arte Puertorriqueño en la Pandemia: Cheryl Rivera

La cantautora Cheryl Rivera, ha estado activamente escribiendo, componiendo y cantando en una especie de cuarentena creativa desde que anunciaron el toque de queda. Una de las nuevas composiciones que  hablan de la experiencia del coronavirus es su nueva canción Luna Gris”. 

Dale “play” y sigue leyendo lo que nos dice Cheryl sobre su canción…

“La canción habla del proceso de vivir en cuarentena, de calles vacías, de cómo el gobierno con su ineficiencia nos enferma y como los medios con desinformación nos quieren intimidar y controlar. Hay que mantener la energía, bailar y cantar dentro del encierro, mover nuestros pensamientos y cuerpos para ver más allá de lo que nos muestran! La medicina está en la naturaleza y en nuestro interior! “Luna Gris” invita a la verdadera Libertad, la que habita en contacto con nuestro espíritu y el universo divino.”

En la creación de este sencillo colabora como co-autor Javier Hiram Gómez (Vivanativa).  El compositor novel Diego Resto le ayudó a crear la maqueta técnica de la canción y posteriormente David Marrero de OXLab Studio produce el tema, añadiéndole ese particular mundo silvestre sonoro. Le pregunté a Cheryl cómo había surgido la idea de “Luna Gris”, a lo que ella contestó:

coronavirus_red_hero_3000

“Todas las noches antes de acostarnos le leo un cuento a mi hijo Gael. Esa noche elegimos uno sobre cuidar la naturaleza. El cuento decía que las personas habían ensuciado tanto el planeta, que ya no quedaban plantas ni animales. Un niño de la aldea se sorprendió al encontrar una rosa solitaria que estaba muy enferma. Quiso llevarse la flor para sembrarla en otro lugar, pero sabía que no sobreviviría en un planeta tan contaminado.  ¡Decidió llevarla en un cohete a la luna! Allí  la rosa estaba tan a gusto que se multiplicó y en poco tiempo la luna estaba cubierta de flores. Inmediatamente Gael me dice “Mamá como el corona virus” y desde ese día cada vez que veo la foto del virus veo una luna gris repleta de rosas rojas. El se durmió, a mi me pareció una coincidencia bien extraña. ¡En una hora ya el papá y yo habíamos compuesto la canción! A veces las maravillas de la vida están en las cosas cotidianas y simples.”

Screen Shot 2020-05-25 at 7.47.04 PM

“Lumbrera en la escena alternativa. Cheryl Rivera es un despliegue de angel, originalidad, atributos vocales e interpretativos, creatividad y talento musical con luz propia para conquistar fronteras insospechadas.”                        -Fundación Nacional para la Cultura Popular

Conozco de cerca el valor que  Cheryl tiene como ser humano y como artista.   Con ella me unen lazos familiares, por eso quise buscar una opinión instruída y objetiva.  Contacté a la creadora, respetada pianista, compositora y productora Brenda Hopkinsquien conoce muy bien su trabajo, ya que fue su profesora en la universidad. Nos dice que como estudiante Cheryl era apasionada, llena de curiosidad, que cada clase era para ella una aventura. – “Son señales de que continuará evolucionando sin límites a lo largo de su camino.”

Luego Hopkins continúa: -“He visto la veloz transformación de una persona que empieza a abrirse camino en la música a alguien que es una artista en todo el sentido de la palabra, cuidando cada detalle no solo de sus composiciones y su voz sino el ambiente que crea para que los oyentes tengamos una experiencia total y profunda de su esencia.  Ella tiene magia, o como dirían los gitanos, tiene duende”

Cheryl Rivera es una artista con futuro, le espera un éxito avasallador en la escena musical.  La chica se las trae.

Pueden conocer más de Cheryl Rivera en las redes sociales:

Instagram: https://www.instagram.com/cherylriveramusica/

YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCuKT1AC_z09Cn15R1muti5g

Facebook: https://www.facebook.com/cherylriveramusica

Spotify: https://open.spotify.com/album/2TpdCHj4CS8o1grEvT2TGT?si=Yth0vfYFRomgGIM9PE4et

Este es un artículo de la serie “Arte Puertorriqueño en la Pandemia” escrito por Tamaris Cañals para LunaticaTV.com. El mismo tiene como objetivo recopilar y difundir las gestiones y trabajos relacionados al arte y la cultura en Puerto Rico durante la cuarentena provocada por la histórica pandemia del Covid-19

Documental de Luisa Capetillo ya está Online

Distinguida como escritora, periodista y líder obrera, la anarquista puertorriqueña Luisa Capetillo es considerada pionera del feminismo y el sindicalismo.

Nacida en Arecibo el 28 de octubre de 1879 y con una formación educativa heterodoxa, Capetillo llamó la atención por sus posiciones ideológicas, luchando por causas como: igualdad de derechos para la mujer, la lucha de clases en favor del socialismo libertario y el amor libre, tema recurrente entre sus publicaciones, que incluyen cuatro libros y diversos ensayos.

Siempre creyó que la mujer debía emanciparse y educarse para ser una buena madre: ¨¿Cómo puede una mujer analfabeta y esclavizada formar los hombres del futuro?¨ decía preocupada. Conocida por ser la primera mujer puertorriqueña en usar pantalones (1919) y arrestada en Cuba por ésta misma causa, Capetillo hizo resistencia a convencionalismos sociales a través de su impresionante historia de vida.

Hoy, gracias a @Revista Arpillera, ayudamos a difundir el documental de ´Luisa Capetillo: Pasión de Justicia´. Lo recomendamos y exhortamos a que compartan con sus seres queridos ésta maravillosa oportunidad de conocer más sobre ésta gran líder activista y prócer puertorriqueña.

::: Aquí el enlace del documental: 👇https://ataveiedu.net/lc/

::: ARTE por: Molly Crabapple, acá puedes comprar su obra https://mollycrabapple.com/product/luisa-capetillo/

Atención Artistas: ¿Necesitas un espacio para vivir y trabajar a bajo costo?

Lugares de vivienda y trabajo a bajo costo para artistas en Puerto Rico

Los artistas a veces carecemos de espacios de trabajo y vivienda a precios accesibles. A tono con esa necesidad, se está realizando una encuesta para estudiar la viabilidad de crear lugares de trabajo creativo y vivienda a bajo costo para miembros de la comunidad artística de San Juan.

El proyecto se llama Artspace, el cual ya administra 53 propiedades en en más de 20 ciudades en Estados Unidos es con el patrocinio de The Andrew W. Mellon Foundation. En total, estos espacios de vivienda y trabajo llegan a casi 2,000 unidades, con millones de pies cuadrados para espacios comerciales y comunitarios.  

Nos comunicamos con la actriz puertorriqueña Amneris Morales que vive y trabaja en El Barrio Artspace en New York para saber de primera mano cómo es la experiencia. ¡Es fantástico!, fue los primero que nos dijo. “Es muy importante que los artistas, artesanos, y creativos de San Juan participen en la encuesta. Como artista que vive en un Artspace, y entiende mas que nadie el beneficio, les pido que compartan el enlace a otros artistas y creativos para que participen en la encuesta. La informacion de ellos es vital parar realizar este proyecto.” 

Los proyectos de Artspace para vivienda y trabajo toman en cuenta las necesidades particulares de los artistas, de las personas creativas y de sus familiares. Proveen espacios abiertos, luz natural en abundancia, techos altos, uso flexible de los espacios comunales, normas y prácticas de administración sencillas, entradas seguras, puertas y elevadores amplios, diseño sostenible y accesible de acuerdo con el Acta de Americanos con Discapacidades (conocida con las siglas en inglés de “A.D.A”), y normas para aceptar mascotas.

Si estás interesado en participar de la iniciativa, accede a www.artspacesanjuan.org. La encuesta se puede contestar en español o en inglés, y ofrece la opción de recibir información actualizada sobre el desarrollo de este estudio de viabilidad.  

 

Nuevo documental propone un giro de ‘180 Grados’

Ante la crisis que vive el mundo por esta pandemia (COVID-19), el actor y director Javier Ríos utiliza el cine una vez más como una plataforma de cambio social con su nuevo documental ´180 Grados´. Ésta producción de Sólido Films da luz a los problemas y deficiencias del sistema neoliberal.

¨Es evidente las carencias y lo caduco de un sistema que no es capaz ni de dar cobertura sanitaria a las personas ante amenazas como el Covid.¨ -nos dice Ríos. ¨Comenzamos durante la llamada crisis económica del 2008 con Reset, en 2016 arrancamos el segundo proyecto Return centrado en una denuncia sanitaria debido al aumento de enfermedades como el cáncer y a los más que peligrosos tratados de libre comercio que sólo pretenden blindar la impunidad de las grandes multinacionales y evitar cualquier tipo de restricciones tanto económicas como sanitarias, ´Yayo Herrero protagonista de Return´ y líder ecofeminista nos decía que teníamos menos de 10 años para dar un giro de 180 grados al sistema económico si pretendíamos evitar el ecocidio y poder sobrevivir en éste planeta.¨

Con su primer documental titulado ´Reset´ y el siguiente ´Return´ este nuevo documental forma parte de una trilogía del director quien nos explica que ´180 Grados´ nace como un cierto tipo de secuela a su proyecto anterior. ¨180 Grados surge en la primera semana de confinamiento tras decretar España el estado de alarma, fueron muchos los apoyos y empujones para que realizáramos un proyecto sobre la pandemia. Las dificultades eran muchas debido al confinamiento pero las ganas de colaborar y cooperar para que el proyecto saliera adelante eran aún mayores.¨ – comenta el director. ¨Si en ´Return´ hablábamos de lo urgente que era ese giro radical al sistema, con ´180 Grados´ nos centramos en el antes, durante y futuro tras la pandemia para intentar conseguirlo.

´180 Grados´ actualmente se encuentra iniciando su distribución en festivales, televisiones y diversas plataformas, su estreno mundial será en Septiembre 2020. El cierre de la trilogía-documental de Javier Ríos cuenta con el apoyo de Ecologistas en Acción, Fridays for Future y el canal venezolano TeleSur, entre otros.

¨Atreverme a dirigir, ha realizar proyectos subversivos o antisistema, no tiene mucho que ver con ser un cinéfilo sino con la deriva eco fascista de la política que nos rodea, todo el cine es político y el que menos político parece, más político es. En otras circunstancias, es probable que hubiera hecho películas románticas, aunque los tres documentales están llenos de amor, no hay nada más revolucionario.”

Ríete de lo que sucede con los políticos de Puerto Rico

Del autor de “Hecho en Puelto Rico” nos llega “Estadity” que se estará presentando online por medio de la plataforma GiloTV.com a partir del jueves 27 de agosto del 2020. Ese mismo día podrás accesar para comprar los boletos al precio de $9.99. La obra estará disponible hasta el 30 de agosto.

Escrita por el actor y dramaturgo Ángel Vázquez, la pieza es una su sátira política que promete hacernos reír de los últimos acontecimientos en la política puertorriqueña.

“Es un musical estilo ‘thriller’ que ofrece la oportunidad de reírnos de todos los políticos los que nos han hecho llorar. Una crítica incisiva con un estilo único, que seguramente no podría ir al aire por la televisión. Afortunadamente, contamos con las redes como vía de comunicación”, destaca el también director teatral. 

Contará con la participación especial del maravilloso actor Ernesto Concepción y estarán acompañados por los actores y actrices: Cristina Soler, Ernesto Concepción, René Monclova, Mario Roche y Carmín Boisolie.

La dirección musical y los arreglos estarán a cargo del maestro Carlos “Tato” Santiago, con el acompañamiento de un grupo de destacados músicos y cantantes, como Yezenia Cruz y Eduardo Villanueva

Con el talento de esos actores y el ingenio de Ángel Vázquez, no dudamos que te morirás de la risa.

Sevillanas Sociales Para Ejercitarse

La artista y maestra de flamenco Vivian Bruckman ofrece al público sus Clases de Sevillanas “Al Aire Libre” en la Plazoleta del Cuartel Ballajá en el Viejo San Juan, con la intención de proveer un espacio seguro para las personas ejercitarse y compartir.

“Al inicio de la pandemia, ante el encierro colectivo, comencé a ofrecer diversas clases de flamenco online para ayudar a mis alumnos alrededor del mundo en el proceso de aislamiento, manteniéndonos unidos por nuestro amor común por este arte” – nos dice Bruckman.

Gracias al respaldo del Rincón Ibérico, los participantes pueden tomarse una copa y disfrutar de ricas tapas españolas mientras aprenden a bailar por Sevillanas.

La iniciativa surge luego de salir de la cuarentena, con la reapertura salimos a la plaza y al parque a ejercitarnos como parte de nuestra salud integral.” – explica la artista.

Las Clases de Sevillanas semanales son al aire libre con distanciamiento social y se solicita a los asistentes que lleven mascarillas para cumplir con las adecuadas medidas de seguridad. Las clases de los miércoles son para principiantes, y en los jueves de ‘Sevillanas Sociales’ se integran todos los niveles. Se iniciarán las sesiones a las 5:30pm, con un donativo sugerido de $10.

Confieso que el flamenco me ‘salvó la vida’ ante el encierro de la cuarentena y sé que a muchos alrededor del mundo también. ¡Les invito a unirse!

Bruckman

IG: @vivianbruckman_flamenco

FB: @vivianbruckman_flamenco

#flamencoalairelibre #sevillanasalairelibre #flamencoenpuertorico

 

UN HOMBRE CAE

Voy distraído por la calle pensando en lo mucho que han tardado en imprimir un libro de René cuando veo a un hombre dar un paso en falso frente a la parada de guaguas y caer a la avenida. No pudo detener el golpe con las manos. La cara en el asfalto. Sentí el golpe en mi propia cara. Me detengo y me bajo del carro. Corro hacia el hombre. En la parada un bultito con par de cosas. El hombre sangra por la boca. Tiene sangre en las manos y la camisa manchada. Le pregunto si puede ponerse de pie. No sé si se ha golpeado una rodilla o los tobillos. Levantarlo podría hacerle más daño que bien. Tiene más o menos mi edad. Trato de levantarlo. Unos obreros que a la sazón están reclamando sus derechos se acercan y uno de ellos lo levanta rápidamente. Lo ayudamos a sentarse. Me alejo unos pasos para llamar a emergencias. Y me siento profundamente triste. Ese hombre soy yo. Lo vi caer. Lo vi golpearse duro con el suelo. Lo vi tratar de levantarse y rodar en la calle. Está esperando transportación pública. Se ve muy pálido y débil. Sangra. Ese hombre es cualquiera de nosotros empobrecido por un sistema que nos abandona, que nos golpea, que nos lanza al suelo con un empujón. Y allí están los obreros, la mujer que se detuvo también, ayudando, consolando. Esos somos nosotros. Levantando a quien se cae. Maldita sea. Es hora de que seamos nosotros los que estemos de pie. Como ahora que nos ayudamos. Que se caigan ellos. Que los dientes rotos sean los de ellos. Que esa soledad sea la de ellos. Que esa solidaridad los lance al suelo y que los recoja el mismo infierno en el que quieren convertir el país. Me contesta el 911, les doy la dirección, ya vienen. Mientras tanto obreros, la mujer, traen agua, un pañuelo, la mano en el hombro y yo trato de no cagarme en la blasfemia y entonces trato de no llorar de rabia y él dice que está bien. Pero no está bien. Lo vi caer. Rodar. Sangra. No. No estamos bien, carajo. Tenemos que estar bien. Tenemos que acabar esto. Tenemos que levantar al que se caiga y que ese espacio en el suelo lo ocupen los hijos de puta que siempre tienen formas de escapar de sus trampas y de sus pecados contra nosotros y nosotras a quienes se nos ha partido un diente alguna vez esperando que llegara un transporte a la vida digna.

Se los cuento y pienso que este evento desaparecerá justo cuando ponga el punto final. Que esto es solo una expresión súbita y unos gestos humanos espontáneos, sin concierto. Alguien podría leerlo como un cuento, no como un testimonio real.  Desde hace mucho tiempo supe que contar la verdad, los hechos verificables, la historia y los recuerdos, tiene una común naturaleza discursiva y en ocasiones una misma estrategia discursiva. Cuando Salvador Brau nos historiaba sobre aquellos franceses dejados a su suerte en un campo de refugiados que, por virtud de tratados internacionales, pasaron a estar en un campo de concentración en Arecibo parecería que uno lee una novela. Pero no. Es historia. Y hoy es olvido. A mí me parece un relato aleccionador. Los refugiados, los enemigos, tuvieron que escapar. Los que no lo lograron murieron a manos de los soldados de la isla. Es un relato duro. Cruel. Real. Pero lejano en el tiempo. Vernos caer al suelo, sin embargo, es algo diario. Escuchar las mentiras, ver cómo se teje una telaraña de fraudes, temblores, huracanes, ineficiencia, polvo del Sahara, y aquí estamos, levantándonos. Una historia repetida hasta el cansancio. Y no, no quiero contar otra vez que un hombre cayó al suelo y lo levantamos. Quiero contar que de esta vez nos levantamos y quienes cayeron fueron los que quieren mantenernos en el suelo o esperando que llegue la esperanza en forma de guagua que nos llevará a un lugar en el que tendremos que limpiarnos la ropa manchada, la boca sangrante.

Imágen de portada por EllysArting. Puedes ver y comprar su trabajo Aquí

“Cincel” de James CAntre

I

…Las uñas atrapadas en tus versos

van rasgando la razón,


para quedarte con más razones,

por ahí donde la mugre

acumula lo inútil de la vida:

el excedente del sexo,

la digerida comida incapaz de llegar a las cutículas,

los diez recogedores


de escombros


dejados atrás por la rutina,

el tedio,


y el incesante cambio de la vida.

¡He ahí la Mugre: el rastro de la vana ilusión,

el vertedero de lo que tocamos,


la punta de los tentáculos férreos


del pecado, de la construcción y de las caricias,

todo engendrado de las mismas extensiones!

¿Y para tragarnos el círculo,

el verdadero, el despojado de redondez?

te invito a comernos las uñas …

II

…Una uña perfilada casualmente

o


causalmente,
desgajó la cordura

entre pelo y araña,

subestimando la capa,

ahora escondida


en las rendijas

entre piel y uña.

El olor remienda,

como remembranza

bordeada de hermosura,


o quizás, ya blandidamente,

de fealdad;


y es la nariz la que siempre se aproxima

inaugurando caminos
de frescura o bocanada,


aunque pre ero el olor-humo


porque acaricia
mas no se queda


al otro extremo de la cutícula,


en el cajón de los desechos …

III

… Los pies también llevan guaridas

atrapando al polvo


que se alza por cascajos y gritos hasta, flotando, dar con nuestros dígitos…

IV

… Recolector de caspa:


deja ver las entrañas de tu aborto

antes de que llegue la Lima …

V

… Caricia, cosquilla, rasguño,

recogida,

cortada,

pintada,

artificiosamente extendida …

James R. Cantre Morales
Nació en Río Piedras, Puerto Rico (1986) y se crió en el municipio de Toa Alta “Cuna de Poetas”. A los dieciséis años de edad comenzó a participar en talleres de poesía y como producto de estos talleres, algunos de sus poemas forman parte de la antología La magia de la palabra escrita (2007), publicada por el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe. En el 2007 publicó su primer libro S/X (Terranova Editores) y bajo su propio sello editorial digital publicó El péndulo de hojalata (Letra & Pixel, 2008). Cursó estudios en Filosofía hasta graduarse de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Actualmente cursa un postgrado en Filosofía China en la Universidad de Fudan, Shanghái.
El escritor y crítico literario Dr. Marcelino Canino ha comentado: «En realidad la naturaleza de sus poemas no encuadran dentro de la tónica general de los poetas de su generación. Y es que James se ha propuesto ser “diferente y a la vez muy similar”. Aspiración que aunque parece contradictoria no lo es, pues en el fondo se deslíe el ánimo de la armonización de contrarios».

“Tarde” corto de Juan Mi Pibernus

Juan Mi Pibernus graba, edita, filma y fotografía cualquier idea loca que le surja o proyecto colaborativo que llegue a sus manos. Sketches, películas, vídeos musicales… Su hermano actor Luis Pibernus nunca dice que no a sus proyectos y protagoniza casi todos sus cortos. Juntos hicieron “Tarde”, “El circo de los Hermanos Pibernus” y mucho más. Juan Mi es también actor en el San Juan Drama Company y estudiante en la UAGM de Cupey, Puerto Rico.

Yellow Cab

El tipo tenía un peinado a lo Elvis Presley en combinación con un bigotito de bolerista latinoamericano. Siempre de manga larga y un pañuelo empapado con el zumo del dolor de un macho cabrío que canta en los bares al lado de la vellonera. Se quitaba la camisa en el balcón y se quedaba en una camisilla sin mangas fumando, mirando al horizonte. A veces se buscaba en los bolsillos. Siempre tenía menudo. Colocaba los chavitos prietos en un pote de cristal y con el resto salía y regresaba al rato con una cajetilla de cigarrillos en el bolsillo de la camisa.

Así recuerdo al Man, como lo llamaba su familia -nunca frente a él- los domingos, cuando íbamos al residencial a visitar a los primos de los primos. Una familia extendida en el más amplio registro de la palabra extensión. Todos eran primos. Hasta los vecinos más cercanos. 

Era un apartamento de dos cuartos en el que vivían seis personas. Yo era muy pequeño. Tanto que me parecía grande aquel apartamento y Joseíto, el único que me hablaba directamente, era mayor que yo y apenas tendría ocho o nueve años. Siempre hablaban de lo bueno que era para las matemáticas. Lo envidiaba porque a mí los números me daban vértigo desde que me acuerdo.

El Man -que en realidad se llamaba José- se quedaba siempre en el balcón que daba a la calle del edificio E. Apenas hacía 10 años se había construido aquel complejo residencial con el que el gobierno pensaba resolver las diferencias de clases. José- el Man- venía de un campo de Carolina, una vieja hacienda cañera abandonada en la que trabajó su padre hasta morirse y él desde los 12 hasta los 14, cuando se dedicó a otra cosa que nadie sabe qué era. Joseíto siempre le buscaba la vuelta. Trataba de estar cerca de él y establecer alguna comunicación con el galán de novela. Rara vez el Man le devolvía el interés.

En algún momento dejamos de visitarlos. 30 años después, Joseíto, que ahora se llamaba Cheo, estaba en casa de una vecina de mi Vieja, reparando unos closets de madera y unas puertas. El niño matemático era ahora carpintero. Si lo apuraban mucho también jardinero. Lo saludé cuando salió a lavarse las manos afuera, en la manguera del jardín. Respondió al saludo con un leve gesto levantando las cejas. No quise interrumpir su silencio laborioso.

Hace años, el Elvis criollo con cara de Aceves Mejía fumaba mirando al horizonte cuando en un movimiento desusado acarició la morusa de Joseíto que estaba ahí a su lado como quien no quiere la cosa. Lanzó el cigarrillo del balcón a la calle y se dispuso a salir. “¿Te acompaño?” se atrevió a preguntar el niño. El Man lo miró a los ojos unos segundos. Sonrió. “Vamos a hacer una cosa, cuenta estos chavitos que hay aquí en el pote, y cuando yo regrese del colmadito me dices cuánto hay” – le dijo el Man a Joseíto, que jamás había escuchado oración tan larga de su padre. El Man salió a buscar cigarrillos. Jamás volvió a verlo.


Cuando comenzó a trabajar de carpintero en la fábrica de muebles se enteró por el supervisor, que era del mismo residencial y se tomaba sus cervezas en el mismo bar que el Man, que su Viejo era taxista en Nueva York. Cheo siguió trabajando como si le hubieran dicho que esa tarde iba a llover.

Meses después, en Semana Santa, Cheo tomó un vuelo para Nueva York. Corrían los años 70’s. LLegó de madrugada. Una sola maleta. De mano. Desayunó en la 106. Caminó hasta Central Park y esperó dos horas y media mirando cuidadosamente a los taxis estacionados. De repente se acercó a un conductor rodeado de otros taxistas contando alguna cosa. Los demás se reían y alguno se agarraba los güevos como si en el acto de reírse se le fueran a caer. El taxista parlanchín, amablemente, le preguntó al recién llegado hacia dónde se dirigía. “A ninguna parte” dijo Cheo. Abrió un bolsillo de su pequeña maleta y sacó un envase de cristal. Abrió la tapa de plástico y arrojó las monedas en la cara del taxista. 

Son 247 chavitos prietos, pedazo de cabrón-. Nunca más volvió a verlo.

Haberes

40683683_2223804960967266_8892884671478628352_o 40666611_2223805110967251_762298536887844864_o

Por Angel Matos

He tenido desnuda la memoria
cuerpos han desfilado por mis neuronas
como quien transita un suspiro
desvela empolvados momentos
entre miradas en fuga.

He tendido en cuerdas recuerdos
vocalizado con mis dedos un nombre
el cántico entrecortado del teclado
vocales tatuadas de pieles
el asesinato de un silencio.

He palpado eternizados momentos
imaginado nostalgias en algún silencio
diagramado imaginario de leyendas
donde no cabe arrítmica historia
ni versos de poetas.

He teñido el tiempo de verbos
calcado en mis ojos fuegos en piel
en el eclipse intranquilo de gemidos
hereje comunión de húmedas trasnochadas
lenguaje del tatuaje de dientes en un cuello.

40683683_2223804960967266_8892884671478628352_o

Humanidad Enmascarada de Laura Magruder

#póntela

El 15 de marzo nuestra realidad se alteró. Cuando salimos a la calle a hacer las diligencias indispensables íbamos cubiertos. Cubre-caras, mascarillas, tapabocas se conviertieron en nuestra protección. En un principio ni nos mirábamos a las caras por miedo a que el virus entrase por las pupilas.

Poco a poco nos fuimos mirando, saludándonos con un gesto, sonriéndonos a través de las telas. Ahí fue que nació este proyecto. Es un canto a la humanidad que nos habita.

Estas fotos son un intento por recordarnos que nuestro humanismo está presente y más ahora que al usar estas barreras para el virus mostramos el respeto y el amor hacia aquellos con los que compartimos este momento.

Gracias por ponértela.

La gloria de Jimmy Sweet Robinson

Jimmy Robinson tuvo minuto y medio de gloria pero en aquel momento nadie supo que era su mejor momento. Pasarían años de frustraciones antes de que todo el mundo le recordara que aquellos 90 segundos habían sido los mejores de su vida.

Jimmy era alto, flaco, negro, usaba partidura al lado izquierdo. Su sonrisa y rostro elegante parecían los de un pianista. Al menos aquella noche, 7 de febrero de 1961, todavía conservaba aquel perfil y don de gentes que le ganó el mote de Sweet. Así lo presentaron antes del combate. Había subido al ring apresuradamente, nervioso, hasta que escuchó “en esta esquina, con un peso de 175 libras, Jimmy Ssssssweeeeeet Rooobinsoooon”.

¿Por qué había subido un poco intranquilo? Bueno, un día antes había salido del 5th Street Gym en el que entrenaba listo para su turno de trabajo en el salón de billar donde se buscaba el peso entre cada pelea. De hecho, por esos días estaba pensando dejar el boxeo y quedarse preparando tragos allí en Liberty City. Su carrera había empezado bien pero en aquellos días de febrero ocho combates parecían suficientes. Cuando digo que había empezado bien me refiero a que debutó poco menos de un año antes noqueando a un tal Leroy. Semanas después venció por puntos y menos de dos meses después le quitó el invicto a Jack Sinatra, que venía de anestesiar dos veces a Kid Palace, cuya carrera culminó dos años después sin ganar una pelea y habiendo sido noqueado las ocho veces que se encaramó en un ring.

Aquel triunfo sobre Sinatra lo llenó de esperanza. Quizás el boxeo lo sacaría de pobre. Quizás es realmente bueno en esto de dar puños y evitar recibirlos. Pero entonces, algo pasó. Perdió cuatro combates y en par de ellos despertó en el camerino cuando Clyde, su entrenador, le lanzó agua fría en la cara.

Me detengo aquí porque sé lo que están pensando. ¿Sinatra? ¿Jack Sinatra? No me lo inventé. No creo que fuera hermano de Frank. Uno podría pensar en alguna relación puesto que el padre del cantante fue un peso gallo en sus años mozos. Y si no saben quién es Frank pueden dejar de leer ahora y dedicarse a lo suyo. El asunto es que si han llegado hasta aquí y la curiosidad los lleva a investigar quién era Jack Sinatra no encontrarán otra cosa que una alusión a un whisky que no voy a promocionar gratuitamente.

El asunto es que Jimmy había estado pensando en que su rostro todavía no mostraba los embates de más de media docena de encuentros en menos de un año. Era joven, podría buscarse otra forma de vida menos dolorosa, pero Clyde le convenció. Era una locura. Sin embargo, si quieres tener éxito en la vida tienes que arriesgarte. ¿El riesgo? Subirte al ring a pelear -te avisan 48 horas antes-  con un muchacho que poco menos de un año antes ganó una medalla de oro en la división semipesada durante los Juegos Olímpicos en Roma. Además, tú entrenas en el gimnasio del promotor, que es el hermano del entrenador de tu rival.

–   No sé, Clyde, no creo que esté en forma.

-Lo llevas en la sangre y es tú momento, Sweet- le aseguró el entrenador. Además, ¡has estado entrenando cinco días a la semana desde tu último combate!

– Sí, pero, ¿300 dólares? ¿Como reemplazo? ¿Qué le pasó a Willie?…-

-¡Willie Gullat es un cobarde! Dice que prefería ir a beber antes de pelear con Clay por $300 dólares.

– Pienso igual que Willie…

-¡Pero no eres un jodido cobarde!

-No-  dijo Sweet- arreglando su partidura con una peinilla de pasta negra- pero tampoco soy un miserable idiota.

-Cojones, Jimmy, todavía eres joven, eres tan fuerte como él y, ¡hey! tienes mucha más experiencia en el boxeo profesional.

-Eso es cierto.

-El asunto es que no tienes ni que ganar. Una buena pelea contra él te llevará a mejores bolsas y a otros lugares. $300 ahora, pero una buena exhibición representa miles de dólares.

Jimmy Sweet Robinson secó la madera sobre la que servía los tragos con su paño blanco y parecía mirar por la vitrina del negocio hacia la calle iluminada. Escuchó el rumor que venía de las mesas de billar. Dos de las cosas que dijo Clyde sobre Jimmy eran falsas. Sweet tenía casi 40 años, pesaba 20 libras menos que un peso pesado. La única verdad era que tenía más experiencia que Clay. Sin embargo, Jimmy dijo: “Eso es cierto” para convencerse a sí mismo de las dos mentiras de Clyde. Bien, no se engañen. Seamos objetivos. Lo cierto recibe su confirmación en el experimento. A menudo, la comprobación práctica se realiza por procedimientos mediatos. Y, ¿no existe el azar para convertir lo falso en verdadero?

-Vamos a hacerlo- dijo Jimmy, más por tedio que por entusiasmo.

Cualquiera con un poco de sentido común sabía que enfrentarse a aquel muchacho no era poca cosa. Cierto que parecía un estudiante de escuela superior, pero apenas hacía tres meses, Cassius Clay se había mudado a Miami para entrenar con el incomparable Angelo Dundee. Hacía apenas semanas Clay estaba en las portadas de Life y Sports Illustrated capturado por el lente del gran Flip Schulke  haciendo shadow boxing bajo el agua en una piscina de un hotel de cinco estrellas en una playa de Miami.  Su medalla de oro olímpica todavía estaba tibia por el calor de su cuerpo. Clyde tenía razón. Ni siquiera tenía que ganar.

Aquella noche del 7 de febrero de 1961, cuando sonó la campana, Jimmy olvidó el mundo y en su mente solo escuchaba el mantra “eres tan joven como Clay, eres tan fuerte como él, tienes más experiencia”. Se lo repitió tres veces, cuatro veces, lanzó un jab de izquierda, Clay bailó a su alrededor con una sonrisa enervante. Enfurecido por la arrogancia del medallista olímpico se avalanzó sobre él lanzando un barrecampo de derecha que se perdió en el aire donde una fracción de segundos antes estaba la quijada de Cassius. Cuando Jimmy Sweet se volteó a ver dónde estaba el joven maravilla una izquierda, una derecha y otra izquierda llegaron de nadie sabe donde a su quijada, a su ojo derecho y otra vez a su quijada. Cuando despertó en el camerino, agua fría mediante, pidió la revancha. Cuando recuperó la razón se retractó. Cassius Clay fue al camerino a saludarlo y para asegurarse de que estaba bien. Se hicieron amigos. Alguna gente aseguró haberlos visto salir del Miami Beach Auditorium juntos y que años después, cuando ya era campeón venía a Miami a buscarlo y daban paseos en el Cadillac rosa del Más Grande Pugilista de la Historia.

Si no lo saben, Cassius Clay se convirtió en campeón mundial en apenas cuatro años noqueando dos veces consecutivas a una bestia como Sonny Liston. Se convirtió al Islam y su nombre fue desde entonces Muhammad Alí. Se negó a ir a la guerra de Vietnam y fue un héroe de mi niñez. The Greatest. Me ofendería saber que alguien no conoce la historia de Alí. Me sorprendería que alguien se interesara por la de Jimmy Sweet Robinson.

A mí me gustaría decir que el dulce Jimmy se recuperó y tuvo una buena carrera. Su mejor momento fue ese mismo año cuando triunfó cuatro veces consecutivas contra cuatro rivales que sumaban entre ellos 4 victorias y 28 derrotas. Perdió sus últimas 12 peleas y en la mayoría de ellas lo noquearon. Jimmy era famoso en los salones de billar de su barrio. No perdía oportunidad para contar su experiencia más importante a los clientes: aquellos 90 segundos en los que enfrentó al Más Grande, Muhammad Alí -cuando se llamaba Clay-.  La última vez que alguien lo vio caminaba -los brazos cruzados a su espalda- entre los rieles abandonados a las afueras de la ciudad. Quizás la muerte vino a verlo:

– Hey, Jimmy Sweet, súbete al ring conmigo. Esta es tu última pelea.

Lo habrá pensado un minuto. Quizás minuto y medio.

-Bueno, Muerte, estoy cansado. De todas maneras sé que no voy a ganarte pero si luzco bien quizás me den un lugar en el cielo.

– Trato hecho- le habrá susurrado la parca.

Cuerpxs Poéticos- Cuerpxs Políticos

Colaboración de Fausto García

El arte acción a través de la poética visual ha permitido mostrar y expresar discursos artísticos, personales y políticos que buscan otras formas de construir nuestras realidades tan atomizadas por estructuras hegemónicas que buscan desde todos los medios posibles, la normalización y asimilación de dispositivos de control y violencia cada vez más sofisticados y domésticos.

Esto ha generando un auto-policionamiento sobre nuestrxs cuerpxs y nuestras estructuras de pensamiento que se replican en lxs otrxs de manera sistémica. Los actos de resistencia-resiliencia se dan ante la urgencia, ante el dolor y la rabia de imaginar que esta es la única forma de vivir, por lo tanto, las estrategias se han hecho presentes a través de políticas afectivas, de procesos creativos individuales y comunitarios, del reconocimiento de  una memoria ancestral originaria, entre muchas otras que cada vez y con más consciencia responden a situaciones contextuales, más que coyunturales.

Las prácticas de lxs artistas dan muestra de una reflexión continua y activa desde diferentes ámbitos, cada unx de ellxs acciona otras formas de asumir las relaciones inter-subjetivas y su devenir desde el afecto radical, desde el cuidado de sí, desde la construcción colectiva, desde la poética y política del cuerpx.

Esta muestra es una colaboración de Fausto García, artista y curadxr de Querétaro, México y Tribu, un espacio cultural independiente en la ciudad de Montevideo, Uruguay para mostrar el trabajo de artistas mexicanxs de performance y su visión sobre el tránsito de sus cuerpxs desde la poética y la política a través del arte acción como un medio de comunicación.

Esta curaduría no sólo responde a un propuesta estética, es también parte de una red de artistas Latinoamericanxs que se conecta y se expande a través de los afectos,  de las urgencias, de las vivencias, tránsitos y resistencias. Cuerpxs Poéticos- Cuerpxs Políticos es una curaduría expresamente hecha para el ámbito virtual, pensando en los espacios y las posibilidades que tenemos al alcance en este momento de des-materialización del encuentro.

El proyecto Tribu (espacio cultural independiente) se propone ser un espacio de cruce de diversos aspectos de la cultura contemporánea. Entendiendo a la CULTURA como un complejo sistema de entre-cruzamientos de realidades naturales, geopolíticas, sociales, culturales, experienciales, estéticas y políticas. Es por ello que creemos que nuestro accionar como sujetxs, a la vez productorxs y producidxs debe de estar signado por un constante diálogo con el medio en el cual nos insertamos. 

Lxs artistas que participan son Lia García (La Novia Sirena), Luz del Carmen Magaña, Santo Miguelito Pérez, Kiyo Gutiérrez y Fausto Gracia. El trabajo lo podrán ver en la pagina de instagram de Tribu (@tribu_montevideo ), tanto en la galería de fotos, como en las historias.

Perfiles de instagram: @tribu_montevideo @fg.faustogracia @cucaracha_debarrio @lucy.magana.357 @santomiguelitoperez @kiyogutierrez


GUAYNABO City CHRONICLES: Nuestro Urbanismo

Guaynabo se encuentra al norte de la isla de Puerto Rico. Y Puerto Rico está en el Caribe. En la ruta de los polvos del Sahara y los huracanes. Nada, se los digo para que sepan que no es un lugar exclusivo y que las urbanizaciones con control de acceso y los apartamentos a sobreprecio no cambian esa realidad. 

El pueblo tiene una superficie de aproximadamente 70 kilómetros cuadrados (27 millas², como decimos en puertorriqueño). El primer poblado europeo de la isla, y uno de los primeros de América, fue establecido allí. Quizás el lugar más conocido de Guaynabo sea ese, las ruinas de Caparra. En 1508 el conquistador Juan Ponce de León, estableció allí una casa fuerte. Estaba a una legua de la costa y para llegar a ella había que atravesar pantanos. 

En la Escuela Ramón Marín me enseñaron que los primeros europeos decidieron construir la ciudad capital en la isleta de San Juan huyendo de los mosquitos de Villa Caparra. Había otras razones pero quiero hacer el cuento corto y hablar de las cosas importantes: los nativos le prendieron candela al asentamiento muy temprano en la historia mientras Ponce de León andaba buscando la fuente de la juventud en Bimini. Bueno, lo de la fuente de la juventud no es verdad. Más bien Bimini era un premio de consolación del Rey Fernando que se había decantado por Diego Colón. Ponce de León fue a ver lo que le habían concedido.    

Fue Gonzalo Fernández de Oviedo quien se dedicó a construir esa leyenda de la fuente de la juventud y la hemos repetido por siglos porque, hey, está claro que es mejor dejar correr una buena historia que entorpecerla con datos verídicos. 

Allí, en la Elemental Ramón Marín, distraído, mirando por la ventana mientras los maestros hablaban de gramática, matemática, and English Language me imaginaba a Ponce de León recibiendo flechazos de los indios en Florida. En la hora del recreo me iba al parque de pelota y en mi imaginación recreaba en el diamante alguna batalla contra los invasores mientras los chamacos de intermedia fumaban por primera vez. Yo fumé mucho más tarde y lo dejé hasta el día de hoy.

Por alguna perversión el municipio celebró por algunos años el Carnaval Mabó, celebrando el pasado indígena que Ponce de León se encargó como pudo de borrar de la faz de la tierra. No lo consiguió. En 1787 todavía vivían 3,000 indios en el barrio Indieras, en Maricao y Las Marías.  Esa insistencia en lo indígena es sospechosa. El nombre del pueblo, Guaynabo, parece significar “aquí hay un lugar con agua dulce”. No tenemos un traductor de arahuaco vivo desde el siglo XVIII y la lengua desapareció. Así que le hacemos caso a los cronistas y a los historiadores. Hubo indios. Y quizás si la carretera #2 no la hubiesen construido justamente por encima del primer asentamiento europeo en a isla, tendríamos en Guaynabo un buen museo que incluiría flechas, macanas, azulejos de la casa del primer gobernador. Seguramente hasta el cáliz de la ermita se lo llevaron los formidables tecnócratas que construyeron la carretera.

Diez barrios tiene mi pueblo: Camarones, Frailes, Guaraguao, Guaynabo Pueblo, Hato Towns of Guaynabo, Puerto RicoNuevo, Mamey, Pueblo Viejo, Río, Santa Rosa y Sonadora. Su patrono es San Pedro Mártir de Verona. Colinda al norte con el pueblo de Cataño y Puerto Nuevo. Cerca se encuentra el humedal más grande del área metropolitana, la Ciénaga Las Cucharillas. Ha sido deforestado y reforestado en varias ocasiones. Y se contamina con el desarrollo industrial del área todos los días. Después del huracán María se sembraron palo de pollo, cobana negra y emajaguilla a ver qué pasa.  Pero seguramente volverá a deforestarse con la creación de alguna urbanización, un almacén de suministros perdidos o por el efecto de la contaminación. 

Hacia el centro del municipio es bastante llano aunque hay varios mogotes. Hacia el sur Guaynabo es montañoso. El  Cerro Marquesa, con 1,673 pies de altura sobre el nivel del mar, es el lugar más alto del pueblo.

Cuando tenía el cabello negro y sueños por alcanzar conocí varios de los recursos hidrográficos del pueblo. La frontera con Bayamón es un río por el que entraron indios que venían de las islas vecinas y le dieron una paliza a par de colonizadores. El río Guaynabo es tributario del Bayamón. Alguna vez subimos por el barrio buscando el origen. De vez en cuando caminamos a la vera de las quebradas: Sonadora, Damiana, El Marqués, Limones, Camarones, Margarita.

Me ha sorprendido que algunos residentes más jóvenes -guaynabitos los llama el pueblo- no sepan que el pueblo tiene costa. Por esa zona, que forma parte de la Bahía de San Juan, había más de 100 cuerdas cubiertas de mangle. Nosotros íbamos a pescar buruquenas allí. Alguna vez logramos pescar un pez globo. Y lo matamos para ver como se inflaba defendiéndose de nuestro salvajismo. O más bien, defendiéndose de nuestro urbanismo.

Guaynabo City Chronicles: Corretjer en Guaynabo

Ya quisiera mucha gente que les dijera que este pueblo se sitúa en algún lugar de las Islas británicas donde existía una colina que se elevaba en medio de los pantanos. O que la vieja plaza se construyó justo donde se encontró un enorme ataúd de roble con una inscripción que rezaba: Hic iacet sepultus iclitus rex Mabó in insula Boriquensis. (“Aquí yace sepultado el cacique Mabó, en la isla de Borikén”). Pero no puedo mentirles de manera tan descarada. Ni siquiera sé si aún se celebra el Carnaval Mabó, con el que se recordaba de manera peregrina a aquel cacique de Guaynabo al menos hasta los años ’80 del siglo pasado.

Lo que sí puedo regalarles es la hermosa visión que de este pueblo tiene un gran poeta y un luchador de toda la vida: Juan Antonio Corretjer.

soto_velez_coretjer_albizu

Aguas de Guaynabo 

Este poco de casas
con monte y prado,
con río entre bambúes,
con cielo claro;
este poco de casas
es mi Guaynabo.
Girasol es tu pelo
que has deshojado
al aire entre marías:
aire dorando.
Como el sol es tu pelo:
si desplegado
al aire entre llovizna,
quedo pensando:
¡mi virgencita linda
se está peinando!
Tus piececitos rosa
se descalzaron
sobre las piedras blancas por Río Abajo.
¡Benditas son las piedras, las que has pisado,
y benditas las aguas
de mi Guaynabo!

De Santa Rosa el agua baja cantando.
Las aguas de Alto Frailes bajan llorando:
rima y llanto remansan en Frailes Llanos.
Las aguas bajo El Puente corren jugando:
sobre El Puente, a otra hora, pasan bramando.
Aguas las del torrente, las del golpazo
—terneritas que juegan en frescos prados;
torazos en bramido que están ahogando
— ¡aguas las del torrente,
las del golpazo!
En la flor de la espuma se ha desnudado
mi Ayuburí dorada
los pies rosados.
Y al correr en la arena sus pies mojados
rebrilla por las aguas todo el dorado
resplandor de su pelo suelto volando.

Guaynabo es río de oro —guanín: oro; río: abo—
río de oro en mis sueños es mi Guaynabo:
este poco de casas
con monte y prado,
con río entre bambúes,
con cielo claro.
Me lo diera tu pelo
que así ha volado —Ayuburí de oro
toda volando—
como aire entre marías, aire dorado.
¡Virgencita que al aire
te estás peinando:
Ruega al sol por las aguas de mi Guaynabo!

Se trata de un poema de Yerba bruja (1957), libro en el que el poeta retoma los mitos de creación de la isla y una plástica trama de fundación y recuerdos. Entonces llevaba Corretjer más de una década residiendo en este pueblo, Guaynabo.

Varias veces lo encontré, 20 años después de haberse publicado ese libro, en el correo del pueblo. Tuve el honor de estrechar su mano y charlar con él. Me relató anécdotas de Roberto Acevedo, un viequense que entregó su vida por el país en el ataque a Fortaleza. Corretjer, igual que a muchos, me ordenó escribir. Una orden dicha con ternura.

Una pena que este pobre lugar no guarde ni una esquina en la que se señale que allí vivió un protagonista de nuestra historia de lucha y resistencia.

Pero eso no debe extrañar en un pueblo, en un país, que practica como política pública, el olvido.

Graffiti : ADM Cru


ADM Cru, fundado en el 2002 por @puneighteen (QEPD) Es un colectivo local que se dedica a pintar graffiti en las calles de PR. Cada uno de los integrantes del “El corillo” como se llaman entre sí, participan en otros quehaceres del arte plastico, digital y culinario entre otras disciplinas artísticas. Algunos de los miembros han pintado en Estados Unidos, Canada, Francia, Alemania entre otras partes. Aquí aparecen: @mcruzbaez, @porta_latin, @nelsonselek y @nekuno. El video fue filmado por @_emmayala_ Mira el vídeo con la música de Dj Krush. Pronto sabremos más de ellos en detalle.

REVISTA-TV DE ARTE Cultura / Literatura Artes Plásticas / Teatro Cine / Ecología / Música Sociedad / Humanismo Danza / Fotografía